Todo se presenta después de que el Tribunal de Cundinamarca ordenó al Gobierno pagar 211.000 millones de pesos a varias entidades financieras y no 1,2 billones de pesos que el propio ministerio de Transporte (y los mismos bancos) esperaba fuera la cifra.

Según Dataifx, el ministerio de Hacienda ya tiene una preocupación sobre ese desinterés de los bancos para continuar apoyando proyectos de infraestructura y, aunque no especificó los nombres de las entidades, tres de estos ya habrían tomado la decisión de retirar su participación en ese tipo de negocios.

Además, el portal reseñó que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, confirmó que el fallo del Tribunal sí fue diferente a la proyección de pago del Gobierno, situación que, en efecto, espantaría esa inversión privada.

Precisamente, Asobancaria (gremio que reúne a los bancos) manifestó que, aunque respeta la decisión del Triunal, “se extiende un manto de incertidumbre que afectará el apetito futuro de sus agremiados y de la banca internacional en los proyectos de infraestructura”, informó El Tiempo.

Vale recordar que los bancos que recibirán ese pago por parte del Gobierno serán Itaú, Bancolombia, Davivienda, Banco de Occidente, Banco de Bogotá, Banco Popular y Banco AV Villas.