Por ejemplo, de enero a mayo, Colombia compró materias primas, hilados, tejidos, artículos confeccionados de fibras textiles y productos conexos provenientes de otros países por 595,6 millones de dólares, según el Dane.

Por su parte, durante el primer semestre de este año, es decir, (contando con las cifras de un mes más) el país exportó solamente 141,8 millones de dólares en esos materiales y productos, lo que significa un 420 % menos de lo que importó, reportó la entidad.

Por ello, los empresarios y productores nacionales le pidieron al Gobierno concertar una línea de acción que revierta o equipare la situación para evitar agudizar la crisis del sector, informó Portafolio.

Entre ellos, el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), Javier Díaz, dijo al medio que esa gran diferencia entre la salida de productos nacionales y la llegada de extranjeros restringe la competitividad y que, además, el contrabando también afecta al sector.

“Si un sector no se apoya en el mercado local, difícilmente tiene éxito afuera, por eso se debe proteger al sector y trabajar junto con el Gobierno en este aspecto”, comentó Díaz.

Jorge Duque, vocero de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (Cccya), se sumó a las peticiones de Analdex y advirtió que los altos costos de producción y energía, más el precario estado de vías primarias y terciarias del país que impiden el traslado oportuno de materiales, son factores que el Gobierno debe priorizar si desea fortalecer las exportaciones.

“El costo país es muy alto y eso afecta la industria… Eso sin tener en cuenta los tiempos que tardan los procesos”, dijo a Portafolio.

Al respecto, la viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, destacó que el Gobierno trabaja por el incremento de beneficios para los textileros colombianos y busca acuerdos con el gremio para impulsar su actividad, puntualizó el diario.