En total, esa concesión (integrada por Odebrecht, Corficolombiana y CSS Constructores) adeuda 1,9 billones de pesos a los bancos, de los cuales 1,2 billones serán asumidos por el Gobierno a través de la adquisición de deuda pública, informó El Espectador.

El medio reseñó que las entidades financieras beneficiadas con esta decisión y que recibirán los pagos serán Itaú, Bancolombia, Davivienda, Banco de Occidente, Banco de Bogotá, Banco Popular y Banco AV Villas.

El diario añadió que, según el ministerio, los bancos tienen la intención de renunciar a los intereses de esa deuda por lo que el Gobierno se ahorraría 230.000 millones de pesos más.

La Superintendencia de Transporte informó que tomó la decisión de disolución y liquidación debido a la imposibilidad de la sociedad para continuar desarrollando su empresa social, la cual está ligada a la suscripción y ejecución del contrato de ese proyecto y por la crítica situación de sus presupuestos financieros, jurídicos y administrativos.

Además, que la liquidación de la firma busca proteger a los terceros involucrados en el caso, brindar seguridad jurídica, aprovechar el patrimonio de la sociedad para el cumplimiento de sus obligaciones y evitar el detrimento de los acreedores.

Vale recordar que la obra pactada con el concesionario contemplaba la conexión del interior del país con la Costa Caribe con la construcción y reparación de 993 kilómetros de vías.