Se trata de Coomeva EPS, que ya suma deudas por 2,2 billones de pesos y los más perjudicados serían sus pacientes, entre otras cosas, porque ya no están recibiendo atención en algunas IPS.

Para el Ministerio Público, estas deudas de la entidad prestadora de salud generan que se realicen pagos anticipados, con unas tarifas más altas a las pactadas con acuerdos contractuales. En pocas palabras, pagar más para que cumplirles a los pacientes.

“Coomeva EPS ha tenido un aumento en las quejas por presuntas irregularidades en la prestación de servicios. En los primeros 7 meses de 2019 se han registrado 42.702 PQRD (un promedio de 6.100 por mes). Para 2018 esa cifra fue de 60.824, lo que significa que en promedio al mes fueron 5.068”, denunció la Procuraduría en un sitio web.

Así mismo, señala que la mayoría de quejas y reclamos se relacionan con dificultades para acceder a los servicios por parte de personas con enfermedades de alto costo, falta de oportunidad y continuidad en la atención a pacientes y cumplimiento de citas médicas de alto costo.

“Entre enero y junio de 2019 la cuantía de los procesos jurídicos contra la EPS asciende a $6.007.783.896. En el mismo periodo ha sido notificada de 17.435 acciones de tutelas, y entre enero y mayo, de 287 desacatos”, sentenció el Ministerio Público.

Esta semana cobro importancia en Colombia la crisis de algunas EPS luego de que fuera intervenida Cruz Blanca. Según Noticias Caracol, hay alrededor de 5 de estas entidades que tienen serios problemas.