Según cifras del Ministerio de Minas, las reservas probadas de gas del país cayeron en un 2,9 % al pasar de 3.896 giga pies cúbicos (Gpc) en 2017 a 3.782 el año pasado. En consecuencia, la vida útil de las reservas probadas del país se redujo en 1,9 años, al pasar de 11,7 a 9,8 años en 2018, tendencia que se observa desde 2012.

“Vamos a tener que hacer interconexiones para que todo el país esté conectado”

“El gas natural es un combustible fundamental para la transformación energética. Sin embargo, por cada giga pie cúbico producido solo estamos incorporando 0,7 a nuestras reservas probadas“, añadió la ministra.

Advirtió que las proyecciones muestran que si no se encuentran nuevas fuentes de gas entre 2021 y 2023 “podríamos necesitar gas importado para suplir la demanda de gas domiciliario en algunas zonas del país, a un precio de más del doble del costo interno“.

Actualmente, 9,5 millones de familias, establecimientos comerciales e industriales utilizan gas natural, además de los 230.000 vehículos livianos y 1.000 vehículos de transporte público, camiones, volquetas y recolectores de basura que se movilizan con esta fuente de energía.

Por el contrario, la Agencia Nacional de Hidrocarburos señaló este lunes que Colombia incrementó en un 9,9 % sus reservas probadas de petróleo entre 2017 y 2018, al pasar de 1.782 a 1.958 millones de barriles (Mbls) al cierre del año anterior. Debido a esto, la vida media útil de las reservas del país aumentó en cinco meses, al pasar de 5,7 años a 6,2 años, mientras que las reservas de petróleo subieron a 6,2 años.

En materia de producción, se registró un incremento del 1,3 %, al pasar de 312 millones de barriles en 2017 a 316 Mbls en 2018.