El gremio de los billares no ha sido ajeno a los efectos económicos de la cuarentena y ahora pide reabrir sus puertas; eso sí, cumpliendo con exigencias y protocolos de bioseguridad.

En primer lugar, los dueños de estos negocios le solicitan al Gobierno que los desliguen de los bares y de las discotecas, pues entrarían a funcionar como “clubes deportivos” en donde no venderían bebidas embriagantesdestacó Noticias Caracol. 

El medio señala que unos 1.500 billares han dejado de producir durante la cuarentena, motivo por el cual muchos tuvieron que cerrar definitivamente o están a punto de hacerlo.

Ante la situación, Marco Aurelio Gutiérrez, dueño de varios establecimientos de este tipo, le dijo al informativo que, aunque dependen de la venta de licor, pueden dejar de hacerlo mientras dure la emergencia sanitaria.

“Esto nos permitiría conservar nuestras nóminas y no irnos a la quiebra total”, agregó.

Y es que a pesar de que los locales están cerrados, los recibos públicos siguen llegando y varios propietarios no pudieron conciliar con los arrendadores, informó el noticiero.

El asunto no solo es de trago

Caracol Noticias señala que la crisis no afectó únicamente a quienes ven en el billar una entretención. Deportistas no han podido practicar ni afrontar sus competencias.

José Juan García, campeón mundial de tres bandas, le contó al medio que se ha visto perjudicado porque —como jugador profesional— depende de los billares para practicar; así pues, abogó por su reapertura.