La sanción la dio a conocer la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) este martes y se centra en la queja de una mujer que asegura que, a pesar de no tener ninguna relación con el Banco de Bogotá, fue objeto de una serie de cobros “amenazantes e intimidatorios”.

En la decisión, que publicó el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, se expone que el Banco de Bogotá hizo varias llamadas telefónicas y envió mensajes de texto a la mujer.

“Durante la investigación se verificó que la ciudadana fue incluida como ‘referencia’ en una solicitud de crédito, y que ella no autorizó al banco para que usaran su información para adelantar la gestión de cobro de cartera de un tercero”, afirma la SIC en su decisión.

Contra la decisión procede un recurso de apelación por parte del Banco de Bogotá.

Esta es la decisión que publicó Barreto en Twitter: