El nombramiento había sido anunciado el pasado 26 de mayo con un trino que incluso sigue al aire: “Frank Pearl, exministro de Ambiente y ElDesarrollo, será el nuevo presidente de Asocaña”, rezaba el trino.

Sin embargo, Asocaña publicó un escueto comunicado este viernes señalando que la Claudia Calero, que se encontraba en el puesto de manera interina, continuaría como presidenta encargada “hasta que se nombre un presidente en propiedad”.

El comunicado se limita a decir que Pearl no asumirá el cargo, pero no da detalles sobre los motivos del cambio de planes.

El timonazo causó tal extrañeza que los periodistas Daniel Coronell y Ricardo Ospina aseguraron que habría algo más detrás del reversazo. El primero aseguró que el Gobierno le estaría cobrando a Pearl por presionar para que se respetaran los protocolos del proceso de paz con el Eln:

“Gobierno presiona a gremio privado por declaraciones de Pearl reclamando que Colombia cumpliera protocolos de diálogo con el Eln. Gobierno arbitrario”, trinó Coronell.

Ospina dijo algo parecido, preguntándose si sería cierto que “un muy importante líder uribista terció ante los productores de caña e hizo reversar el nombramiento porque el doctor Pearl fue negociador de paz y estuvo en el gobierno de Juan Manuel Santos”.

El ministro del Interior de Santos, Juan Fernando Cristo, apoyó esas versiones: “Los ingenios no aguantaron la presión del Palacio de Nariño. El pecado de Frank [es] ser santista y negociador”, escribió en Twitter.

La senadora María Fernanda Cabal trinó algo que pareciera no dejar dudas al respecto: “Asocaña recuperó la dignidad y la casta. No aceptamos traidores”.