Así lo dio a conocer a medios Andrés Carne de Res, que en los últimos días trabaja en la apertura de 4 nuevos restaurantes que se convertirán en parte de la estrategia para superar el bajonazo registrado durante varios meses de cierre de este tipo de comercios en Bogotá y otras ciudades.

Según informó la empresa, una nueva sede de Andrés abre sus puertas en el sector de Quinta Paredes, en Bogotá, a una cuadra de Corferias. Este es el primer lanzamiento de tres más que se llevarán a cabo durante noviembre.

Este nuevo negocio se llamará Andrés Paradero Hyatt Place, y es la sexta casa bajo esta línea que nació para cruzar fronteras, dice la empresa en un comunicado enviado a medios.

“Este es un pedacito de esa cultura en un lugar estratégicamente ubicado para seguir conquistando turistas, empresarios y, sobre todo, colombianos”, describe Andrés en su documento.

Además de la nueva apertura, la marca informó que se viene una serie de lanzamientos, empezando por este Andrés Paradero Hyatt, seguido por Andrés Cartagena el próximo jueves 19 de noviembre, Andrés paradero La Calera y finalmente Andrés Madrid, una propuesta campestre muy cerca de Bogotá que, además de restaurante al aíre libre, ofrecerá servicios de eventos corporativos, brunch y matrimonios para fin de año.

Crisis de Andrés Carne de res durante la pandemia

Andrés Jaramillo, dueño del negocio, reconoció en mayo pasado que la empresa sufrió la peor crisis por cuenta de la situación que vive Colombia por el COVID-19. En ese momento, informó que tenía deudas acumuladas de los bancos por más de 100 mil millones de pesos.

El antioqueño, que hoy solo tiene una participación del 20% en el restaurante-bar, aseguró a Semana que la situación económica que vive Andrés Carne de Res es “grave”, “profunda”, “no tiene (comparación) a nivel existencial”.

Incluso, lanzó ideas sobre cómo se podría salvar el negocio, habló de un fondo común.

“Podría ser un fondo común, que en las sociedades se llaman como compartimentos… si mis socios están reacios a eso… yo podría intentar ceder la mitad de lo que me queda a mí. Y que ellos (los empleados) se conviertan como en estandartes, que lleven ese fuego, que todos seamos multiplicadores de una energía particular…Yo creo que ahí está la salvación de Andrés Carne de Res…”, explicó Jaramillo en su entrevista con Semana.