Un crédito es el préstamo que una entidad financiera le hace a un usuario para que este realice alguna compra o use el dinero para invertirlo en un proyecto. El banco otorga este beneficio con el compromiso de que el dinero sea devuelto en el futuro, gradualmente, junto con ciertos intereses, señaló el portal de educación financiera Saber más, Ser más.

Sin embargo, no todos los créditos favorecen a todas las personas, pues hay que tener en cuenta ciertos aspectos de la situación financiera del usuario para saber qué tipo de financiamiento es el que más le conviene, dependiendo de sus deudas, gastos fijos y activos, explicó la plataforma Finanzas Prácticas.

En el siguiente video dan algunas recomendaciones a tener en cuenta al elegir un crédito.

Tipos de créditos

A continuación hay algunos tipos de créditos que ofrecen las entidades financieras, indicados por el portal mencionado:

  • Tarjetas de crédito: se trata de un crédito revolvente en el que el usuario tiene un monto total disponible y puede utilizarlo para hacer compras y pagos. La idea es que las personas hagan uso de un dinero que todavía no tienen en sus manos, pero que saben que van a recibir para pagar la deuda que se les genera. Para tener una tarjeta de crédito es importante ser disciplinados para hacer los pagos mensuales y seguir otros consejos al obtener diferentes ingresos, entre los que está la prima de fin de año.

Hay tiendas que tienen sus propias tarjetas de crédito, que pueden ser usadas en dicho establecimiento únicamente o en más almacenes. Estas tarjetas suelen brindar ventajas exclusivas, como descuentos en esos locales.

De acuerdo con el medio nombrado, es fundamental verificar el costo total por año, la tasa de interés, las comisiones, los términos y condiciones, y los beneficios que ofrecen las tarjetas de crédito (que tendrían intereses más baratos) antes de adquirirlas.

  • Préstamos de libre inversión: son créditos abiertos, lo que quiere decir que el usuario no tiene que dar explicaciones sobre el uso que le dará, aunque usualmente se utilizan para viajes, remodelaciones del hogar o para cuentas de inversiones. Entidades como bancos, instituciones financieras y otras empresas son quienes los otorgan, y es importante revisar los mismos aspectos que en una tarjeta de crédito, así como el presupuesto y la capacidad de pago, antes de adquirirlos.
  • Créditos de nómina: son parecidos a los de libre inversión; la diferencia es que para obtener estos es necesario recibir el sueldo en una cuenta de nómina de un banco, pues la entidad financiera presta el dinero con base en el salario mensual del usuario y debita el pago directamente de la cuenta.
  • Préstamos para bienes de consumo duradero: se adquieren estos créditos para completar el dinero que falta para comprar un producto que “tiene un valor comercial y una vida útil determinada”. Es decir, si un usuario quiere comprar un carro, electrodoméstico o dispositivo tecnológico, pero solo tiene una parte del dinero, puede pedirle prestado el resto a un banco a través de este crédito.
  • Créditos específicos: estos se caracterizan porque tienen un objetivo determinado, como invertir en educación, pagar hipotecas o comprar un carro. El usuario debe explicar en qué va a gastar el dinero y tiene que demostrar que lo usó para el motivo que había establecido. En ese orden de ideas, los planes de pago son acordes a lo que se va a adquirir con el préstamo.

Créditos con menos intereses

Así las cosas, los créditos son una alternativa para financiar algo en particular, comprar una casa, adquirir un vehículo o hacer una inversión. Según La República, por la pandemia y crisis económica, los créditos tienen costos más bajos. De hecho, el Banco de la República redujo la tasa de intervención en 2.5 puntos porcentuales entre marzo y agosto de este año.

En ese orden de ideas, las tasas con menos interés para tarjetas de crédito son de  17.84 %, 19.77 % y 19.90 %, reportó el medio mencionado, citando la información de tasas de la Superintendencia Financiera de la semana del 19 al 23 de octubre.

Con respecto a los créditos de vivienda que no son de interés social, el crédito con menor interés es de 9.04 %, seguido por 9.31 % y después 9.32 %, afirmó el portal en su publicación.

En cuanto a un préstamo para comprar un carro, el informativo precisó, citando a la plataforma Comparabien, que la tasa de menor valor es de 9.90 %. Luego, se encuentra una de 10.82 %, y finalmente hay un banco que tiene una de 10.95 %.

En caso de querer obtener un microcrédito, que es ideal para emprender o agrandar una empresa, la tasa más baja en una entidad financiera es de 19.17 %, luego está una de 27.02 % y después otra de 27.74 %, aseguró el medio nombrado.

De acuerdo con el informativo económico, la tasa de interés más baja en créditos de consumo en Colombia es de 11.40 %, luego se encuentra una 12.06 % y después hay una de 12.10 %.