Juan Daniel Oviedo, director de la entidad, reveló que en mayo el Indicador de Seguimiento de la Economía registró una caída de 16,65 % que, aunque fue un dato mejor que a la histórica caída que registró en abril de más de 20 %, sigue mostrando los efectos negativos de la COVID-19.

“En mayo la economía creció al 5,1 % frente al desempeño del mes de abril, esto causado por las mejoras en las actividades manufactureras y de comercio”, indicó el funcionario, y agregó que gracias al comportamiento del sector de la construcción, también se empezaron a ver los primeros signos de recuperación.

El funcionario destacó que el comportamiento de las actividades primarias en las que está incluido todo lo relacionado con agricultura, ganadería, pesca y extracción de minas y canteras, entre otros, registró una caída de 12,90 %.

Por su parte, las actividades secundarias, que según Oviedo venían teniendo una dinámica buena en los dos primeros meses del año, cayeron 31,96 %. En este grupo se tienen en cuenta todas las actividades económicas relacionadas con manufactura y construcción en el país, que en abril cayeron 50,04 %.

Las actividades terciarias, en las que se encuentra el comercio y los servicios, registraron una caída de 13,25 %; sin embargo, en el cuarto mes del año el retroceso fue peor y alcanzó a llegar hasta -14,21 %.