Eso fue lo que dijo Julio Chiapetta en un artículo del Clarín, del que habló en Blu Radio.

Chiapetta escribió en el diario argentino que Diego Maradona pasaba por una depresión, ansiedad y angustia tan grande, que sus médicos le propusieron continuar con su recuperación en Cuba, país que él amaba y donde compartió con su amigo el expresidente Fidel Castro.

El argentino manifestó en la emisora que el problema interno entre la familia Maradona impidió que sus hijos se unieran, y cuando lo hicieron “fue muy tarde”.

“Realmente Diego [Maradona] se murió de tristeza. Tristeza porque estaba pasando por tres situaciones puntuales; la primera, no haber podido juntar a sus hijos en su cumpleaños, la segunda, extrañaba mucho, en esta pandemia, a su mamá, doña Tota. Sentía que la necesitaba más que nunca; y la tercera, el hecho de la pandemia, y por ser él paciente de riesgo, no podía ir a entrenar”, indicó Chiapetta a la radio.

Diego Maradona y dos de sus hijas /AFP
Diego Maradona y dos de sus hijas /AFP

Aunque el periodista atribuye razones sentimentales a la muerte de ‘astro’ argentino, Medicina Legal dijo que fueron causas naturales. El abogado y amigo del exfutbolista denunció que él no tuvo atención médica por 12 horas y que la ambulancia tardó en llegar.

Chiapetta manifestó en su artículo que a Maradona murió dormido, rodeado de algunos familiares.

Hace un año, una de las hijas de Maradona pedía que rezaran por la salud de él, y aseguró que lo estaban “matando”.

Hoy, el pueblo argentino se reunió en torno al féretro del ‘Pelusa’ para darle el último adiós, entre cánticos, llantos y besos.

Maradona, que falleció este miércoles tras un paro cardíaco, a los 60 años, será enterrado en un cementerio, donde están sus padres, indicó un portavoz de la leyenda de fútbol a la AFP.