Con seguridad iremos adelante, pase lo que pase con la evolución de la pandemia“, dijo, en una reunión entre organizadores y políticos japoneses.

“Tenemos que dejar de lado la pregunta de si se celebrarán o no. La pregunta es cómo los vamos a organizar”, agregó.

Las declaraciones tienen lugar en momentos en que los organizadores y responsables del gobierno insisten en que los Juegos pueden llevarse a cabo a pesar del alza de los casos de COVID-19 en el mundo, incluido Japón.

El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, anunció este martes la ampliación del estado de emergencia en Tokio y otras regiones del país, cuando faltan menos de seis meses para la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En principio, el estado de emergencia se prolongará durante un mes en 10 de las 11 regiones que se veían afectadas hasta ahora por esta medida.

El endurecimiento de las restricciones para entrar a Japón ha forzado la postergación del primer evento del año vinculado con los Juegos: la prueba de natación sincronizada, que servirá como torneo de clasificación y reunirá a nadadoras de 10 países ya no se celebrará en marzo, sino del 1 al 4 de mayo en el Centro Acuático de la capital japonesa.