Everton enfrentó este domingo al Fulham en la fecha 9 de la Premier League y lo venció por 2-3. En el equipo titular estuvieron James Rodríguez y Yerry Mina, quienes buscaban recuperarse de las presentaciones flojas que tuvieron recientemente en el club y la Selección Colombia.

Al primer minuto del partido llegó el primer gol. Richarlison se la robó y la cedió para que Dominic Calvert-Lewin anotara el 0-1.

El empate del Fulham llegó con cierta complicidad de Yerry Mina, quien no estuvo atento para marcar a Bobby Reid, quien celebró el 1-1 a los 15 minutos.

En el empate, James se hizo más importante, empezó a mostrar mejor desempeño en el campo y con sus pases inventaba jugadas de gol, aunque aún no eran bien finalizadas.

Fue a los 29 que el buen momento de James tuvo recompensa. Tras un pase de Iwobi, el colombiano abrió con Digne y el francés envió un centro a ras de césped para que Calvert-Lewin anotara otra vez.

El 1-3 llegó seis minutos después. Una vez más James recibió en el borde del área y abrió el campo con un gran pase de tres dedos para Digne, quien centró al área chica y allí cabeceó Doucouré.

El primer tiempo finalizó con una gran participación de James. En el centro del campo, y no pegado a la banda, el volante colombiano fue muy influyente para los goles de su equipo. En defensa también tuvo una buena presentación.

En la parte complementaria estuvo comprometido para colaborar en la defensa, pero eso le fue costando poco a poco en lo físico. Incluso, a los 67 minutos perdió el balón cerca de su área y su equipo terminó cometiendo penal, aunque no fue bien cobrado y no contó en el marcador.

A los 70 llegó otro gol de Fulham y James, desgastado, tuvo que salir del campo a los 74 para que entraran piernas nuevas.

Finalmente, Everton se quedó con el triunfo y el volante colombiano tuvo una buena presentación con la que desea dejar atrás esas supuestas peleas que vivió en la Selección Colombia y que lo tuvieron en el ojo del huracán durante la semana.