El técnico del Junior de Barranquilla, Luis Amaranto Perea, reconoció este jueves que él y algunos de sus jugadores se presentaron al partido del domingo contra el América con síntomas de coronavirus. Como por protocolos de Dimayor no se tenían que realizar pruebas, los integrantes del equipo costeño prefirieron disputar en el encuentro de las semifinales de la Liga BetPlay en vez de aislarse de manera preventiva.

Esta historia ha generado críticas para el club ‘tiburón’ y también para la Dimayor, ya que para muchos es un error que no se realicen las pruebas de COVID-19 antes de cada partido. Sin embargo, Fernando Jaramillo, presidente de esa entidad, considera que los únicos responsables en este caso son los propios integrantes del cuadro costeño.

Así lo hizo saber en una entrevista con La W, en la que defendió los protocolos de bioseguridad que diseñó la Dimayor para terminar el campeonato local este año.  “Los exámenes se hacen de acuerdo con protocolo que fue aprobado por el Ministerio del Deporte y el Ministerio de Salud. Esas pruebas se hacen cada 10 días. Aquí también hay responsabilidad del cuerpo médico de los equipos porque deben mantener, dentro de las posibilidades, una ‘burbuja’ para sus jugadores”, declaró el directivo en la emisora.

Al Junior ese periodo de diez días entre cada toma de pruebas programadas por Dimayor se le cumplía este lunes 7 de diciembre, ya que la última vez que se las había practicado fue en los últimos días de noviembre.

El técnico Perea reconoció que él y varios de sus jugadores se contrajeron la enfermedad después de viajar la semana pasada a Chile, para afrontar su partido de cuartos de final por la Copa Sudamericana. De tal manera que América no tuvo nada que ver en los contagios, como pensaron en los últimos días aficionados y algunos periodistas.

Cuando a Jaramillo le contaron lo que confesó Perea en la mañana de este jueves, el presidente de la Dimayor volvió a arremeter contra los médicos del equipo rojiblanco. “Hasta ahora me estoy enterando de esas declaraciones. Esa es una responsabilidad del cuerpo médico del Junior de Barranquilla, no de la Dimayor. Para eso tienen los médicos que estar monitoreando la salud de los jugadores y del cuerpo técnico”, concluyó.