Los jugadores aseguran que el cuarto árbitro profirió insultos racistas contra un miembro del equipo turco.

Sobre el cuarto de hora del juego, los miembros del banquillo turco comenzaron a gritar: “He said ‘negro'” (“Ha dicho ‘negro'”), unas palabras que se escucharon claramente al disputarse el partido a puerta cerrada por la pandemia.

Las acusaciones fueron contra el rumano Sebastian Coltescu, cuarto silbato del juego, que acababa de avisar al juez principal, su compatriota Ovidiu Hategan, de las protestas airadas del segundo entrenador turco, el exjugador camerunés Pierre Webo.

La confusión aumentó cuando la decisión de Hategan fue expulsar a Webo. En ese momento,  el delantero senegalés Demba Ba, suplente en el Basaksehir, convocó muy enojado a sus compañeros y todos comenzaron a concentrarse al borde del terreno de juego.

Allí comenzó un diálogo entre los jugadores, el árbitro y el delegado de la UEFA que acabó sin acuerdo alguno y con los jugadores del Basaksehir abandonando la cancha en dirección a los vestuarios, lo que también hicieron los parisinos.

Según conversaciones recogidas por los micrófonos de la televisión, Demba Ba pidió explicaciones el cuarto árbitro por el uso del término ‘negro’: “Cuando te refieres a un chico blanco, no le llamas ‘chico blanco’, sólo dices ‘ese chico’, así que ¿por qué te refieres a un ‘chico negro’ con esos términos?

Así quedó registrado en varios momentos de la transmisión del juego,  válido por la sexta fecha del grupo H de la Champions League:

El presidente del club turco Göksel Gümüsdag declaró a la televisión turca TRT Sport que sus jugadores no volverían a la cancha si el cuarto árbitro se mantiene en el puesto.

“¡El cuarto árbitro ha dicho ‘negro’ delante de todo el mundo! Si el cuarto árbitro es apartado del partido, volveremos a jugar. Si sigue en la cancha, entonces el Basaksehir no volverá”, declaró.

Poco después, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, conocido seguidor del Basaksehir, tuitéo: “Condeno firmemente los insultos racistas a Pierre Webo, miembro del cuerpo técnico del Basaksehir, y estoy convencido que la UEFA tomará las medidas que se imponen”.

Si el partido no se reanuda, la UEFA podría dar por perdido el partido al Basaksehir (3-0), pero esta decisión tendría consecuencias en la clasificación final del grupo H, ya que París SG, Leipzig y Manchester United, que juegan el otro partido en Alemania, llegan a la última fecha empatados los tres con 9 puntos, por lo que uno de los tres quedará eliminado.

El cuadro turco también condenó el hecho en redes sociales, y fue apoyado por el PSG:

Esta decisión recuerda a las acciones de deportistas de Estados Unidos contra la injusticia racial, un gesto que tomó una dimensión mucho mayor con el movimiento ‘Black Lives Matter’.

Si en algunos campeonatos europeos, jugadores y árbitros se habían arrodillado como gesto antirracista, nunca antes un encuentro de la ‘Champions’ había sido escenario de un gesto semejante.