Según la agencia de noticias Yonhap, la federación norcoreana envió a la Confederación de Fútbol de Asia un documento declarando su intención de no participar en lo que resta del camino clasificatorio al Mundial de Catar 2022.

Debido a la pandemia, se decidió que los 8 partidos restantes de la segunda ronda del grupo H, en el que están ambas Coreas, Líbano, Sri Lanka y Turkmenistán, se celebren en Corea del Sur.

Aunque las 2 Coreas siguen técnicamente en guerra y la posibilidad de que los norteños se presentaran en el Sur se antojaba ya de por sí difícil, la agencia Yonhap afirmó que el supuesto motivo de la retirada norcoreana sería el miedo a que sus jugadores se contagien de COVID-19 en el vecino país y vuelvan a su territorio con el virus.

Además, con motivo de la pandemia, Corea del Norte ya había desistido de ir a los Juegos Olímpicos y mantiene cerradas al tráfico de personas sus fronteras desde enero de 2020.

Según han pasado los meses, el régimen del dictador Kim Jong-un ha endurecido aún más las restricciones hasta un nivel casi paranoico, limitando enormemente las importaciones desde China y ordenando a su ejército que dispare a todo el que se acerque a su frontera.

Corea del Norte marchaba cuarta entre los 5 equipos del grupo H, pero tenía opciones de clasificar al estar empatada con 8 puntos con Líbano y Corea del Sur y a solo uno de Turkmenistán, líder con 9 puntos.