El partido que está pactado para una horario bastante benevolente el próximo 26 de marzo entre Colombia y Brasil, por la quinta fecha de las Eliminatorias Suramericanas, se jugará sin público en la tribunas.

Así lo confirmó el presidente Iván Duque en una conversación con la Radio Nacional, en la que resaltó que hay mucha intención de que esto suceda, pero que no es responsable abrir las puertas del estadio Metropolitano de Barranquilla para que los hinchas se aglomeren.

(Le puede interesar: Es real que James y colombianos en Inglaterra pueden no ser prestados para Selección)

“No hay ninguna modificación de recibir público. Debemos ser muy rigurosos y todo se dará a la luz del proceso de vacunación que comenzará el 20 de febrero. No estamos pensando en público para este partido“, expresó el máximo mandatario de Colombia.

Aunque él desea que los estadios vuelvan a tener hinchas reconoce que “cualquier tipo de público trae consigo la palabra aglomeración”, razón por la que se debe “evitar para protegernos y proteger a los demás”.

El presidente también fue claro en señalar que desde el Ministerio de Salud estarán evaluando las circunstancias para tomar nuevas determinaciones sobre lo que pueda pasar a futuro, pues ya otros países de la región como Brasil y Estados Unidos han tenido grandes eventos deportivos con un poco de público.

También, Duque fue claro en afirmar la Copa América que se realizará entre Colombia y Argentina “va avanzando bien” y “no hay interés de la Conmebol en posponerlo”, pero tampoco aclaró si para mitad de año ya se permitirán hinchas en los estadios en los que se jugarán estos partidos.

Hace algunos días, Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, había manifestado que el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, les había dado el visto bueno para que el partido contra Brasil tuviera público, pero luego de este pronunciamiento parece poco probable que esto suceda.