Consumado el 2-0 que le dio el paso a la final del torneo a los anfitriones, Lionel Messi asumió la actitud que lo caracteriza ante las derrotas dolorosas con la selección de su país: ensimismado, mirando al piso, callado, masajeándose su barba.

Finalizado el partido, la transmisión del partido no se concentró en la tristeza del argentino y prefirió mostrar la felicidad de los brasileños festejando su triunfo ante el clásico rival. Sin embargo, la salida de la cancha de Messi, solitaria y amargada, quedó registrada en videos grabados por varios de los presentes en la tribuna occidental del estadio Mineirao.

Lionel Messi

Artículo relacionado

Messi se fue con todo contra el arbitraje: “Se cansaron de cobrar boludeces en la Copa”

Messi prefirió ir solo en su camino rumbo al camerino argentino, cerrando la fila de los jugadores gauchos que se lamentaban a más no poder la derrota. Así fue, en video, la salida del capitán argentino de la cancha en la que sufrió otra derrota fuerte con su país: