Este avance científico, por ahora, no se usará para los fines que estamos acostumbrados a ver en películas de ciencia ficción, como ‘2001: Odisea en el espacio’, ‘Interestelar’, ‘Alien’ o ‘Pasajeros’, historias en las que a la hibernación humana se le conoce como hipersueño y se usa para viajes prolongados en el espacio. Eso tendrá que esperar.

El diario británico The Guardian reporta que una paciente en el hospital de la Universidad de Maryland, EE. UU., fue sometida por primera vez en la historia de la medicina a un procedimiento en el cual su temperatura corporal se bajó de los casi 37 grados centígrados a tan solo 10 grados en muy poco tiempo, a la vez que la sangre se le reemplazó por una solución salina.

El objetivo de poner a la paciente en ese estado fue porque había que ‘comprar tiempo’, como relata el diario británico, para operarla. El resultado de la cirugía no se conoce, pero el procedimiento se podría utilizar en pacientes que hayan perdido demasiada sangre o que hayan tenido un paro cardiaco.

De esa forma, los médicos pueden detener la condición crítica de una persona para salvarle la vida, con un poco más de tiempo para practicar una intervención quirúrgica. El paciente, señala el medio, se puede ‘revivir’ al elevar de nuevo su temperatura corporal y reemplazar la solución salina con su sangre.

El procedimiento de los científicos del hospital estadounidense en cuestión tuvo los permisos de las autoridades, pero aun así ha generado algunas críticas por tratarse de, en cierta medida, experimentación con humanos; en este caso, se trató de una paciente que no estaba consciente para firmar una autorización informada.

Por lo pronto, tampoco se conoce cuánto tiempo podría durar una persona en este estado sin incurrir en riesgos para la salud, pues hay que recordar que un ser humano puede presentar daños cerebrales irreversibles si se queda sin oxígeno durante más de 5 minutos, concluye The Guardian.