La experta aseguró al diario estadounidense que hay 3 razones por las que se ha dado esta “epidemia” de dientes rotos. Según su testimonio, la primera de ellas tiene que ver con el estrés que producen las malas noticias alrededor del coronavirus y la posibilidad de contagiarse.

Ese estrés “lleva a apretar y rechinar los dientes, lo que puede dañarlos”, manifestó la prostodoncista al medio.

La segunda razón para que cada vez haya más gente con los dientes rotos tiene que ver con el trabajo en casa: al laborar desde el comedor o en una silla cualquiera, las personas están adoptando posiciones corporales inadecuadas que pueden “traducirse en un problema de rechinamiento (de dientes) por la noche”, señaló Chen al prestigioso periódico.

Por último, la experta manifestó al diario que “la mayoría no estamos teniendo el sueño reparador que necesitamos”, de ahí que la ansiedad aumente y se impulse “la respuesta de ‘lucha o huída’ del cuerpo”:

“Piensa en un gladiador preparándose para la batalla: cierra los puños, aprieta la mandíbula. Debido al estrés del coronavirus, el cuerpo se mantiene en un estado de excitación, listo para la batalla, en vez de descansar y recargarse. Toda esa tensión va directamente a los dientes”.