“Pregúntense si necesitan ir a esa fiesta, a esa discoteca… si la transmisión comunitaria es baja, el riesgo también lo es, pero en zonas donde es alta, todo el mundo está en peligro”, advirtió Ryan en una sesión con preguntas de internautas emitida por la OMS a través de las redes sociales.

Necesitamos trabajar juntos para reducir los riesgos, y los jóvenes tienen un importante papel para que la transmisión baje”, subrayó Ryan, quien indicó que, mientras las poblaciones de mayor edad siguen actuando con mucha cautela, la juventud, con ganas de regresar a la normalidad social, es ahora un importante vehículo de transmisión.

El experto irlandés insistió de todos modos en que cuando se producen focos de COVID-19, sean entre jóvenes o no, “hay que evitar la búsqueda de culpables”, aunque sí criticó a quienes rehúsan dar información de contacto o sobre su estado de salud en el contexto de la actual pandemia.

“Algunos tienen miedo de que sus amigos sepan que son un caso positivo, pero en la lucha contra el virus es importante que, cuando un problema ocurra, nos involucremos y todos participemos en su solución”, aseguró Ryan.

Ryan recordó que, aunque muchos de los casos de coronavirus en jóvenes suelen ser menos graves que en personas de mayor edad, siempre puede haber excepciones, especialmente en quienes padecen dolencias crónicas u otros problemas de salud previos.

Las autoridades deben crear ambientes para que las actividades de la juventud sean seguras y se reduzca el riesgo de transmisión, pero los jóvenes también tienen que asumir responsabilidades”, concluyó el director de Emergencias Sanitarias de la OMS.

En varios países de Europa se está registrando rebrotes y en pleno verano boreal se ven a miles de jóvenes en bares, discotecas, en fiestas al aire libre o en las playas.

Por otra parte, la responsable técnica de la unidad de gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove, dijo que los estudios demuestran que un pequeño número de personas infectadas eran responsables del resto de casos.

Estimamos que entre el 10 % y el 20 % de todos los casos son responsables de cerca de un 80% de los eventos de transmisión”, indicó Van Kerkhove.