El experto recordó al medio que el coronavirus no se comporta de un mismo modo en cada organismo, por esto hay personas asintomáticas o con síntomas leves; además, que cada cuerpo también reacciona diferente ante las posibles vacunas.

Esto lo dijo Huerta teniendo en cuenta que el sistema inmune de las personas tiene “dos tipos: el innato y el adquirido o adaptativo”, el primero relacionado con las reacciones químicas de defensa del organismo y el segundo capaz de producir células inteligentes para su defensa.

En cuanto a la segunda opción, el médico aseguró que las células se dividen en linfocitos T, los que reconocen la amenaza, y B, los que producen el anticuerpo capaz de eliminar el problema; si el primero no identifica el agente, la respuesta será lenta.

Con lo anterior, Huerta sustenta que en cuanto más se haya expuesto una persona a virus que causan resfríos, los linfocitos tienen “una memoria desarrollada contra estructuras comunes”, pues “los corona son una familia de virus, de las cuales el SARS CoV2 es el séptimo miembro”.