Alexa Duckworth-Briggs, corredora experta, habló con el portal Metro y aseguró que correr con el celular en la mano genera un desequilibrio muscular, pues, aunque parezca mínimo el peso del aparato, sí afecta la posición del cuerpo.

El movimiento natural del tren superior ayuda a las piernas a tener estabilidad y control“, explicó al medio, lo que quiere decir que el cuerpo sufre con la presencia de un peso externo durante el desplazamiento de los brazos.

Aunque parece inofensivo, Duckworth agregó que los riesgos son más latentes cuando la velocidad en la que se corre es mayor; incluso, si la practica es recurrente, podría desarrollar lesiones de cadera, hombro y rodilla del lado en el que se carga el dispositivo.

Cabe mencionar que, aunque de entrada solo se hable del celular, cualquier objeto extra que se use durante el trote podrá desestabilizar la posición y afectar el organismo.