El medio aseguró que los científicos tienen casi lista esta inyección, que podría usarse solo 2 veces al año, con esto se cambiaría el hábito de tomar la capsula diariamente como se viene haciendo hasta ahora.

El trato que se le daría al medicamento sería similar al de las vacunas antivirales, es decir, que una persona se acerca al centro asistencial y pide el antídoto contra el VIH. Las aplicaciones empezarían cada 4 semanas, luego cada 2 meses, pasarían a cada 4 meses, para terminar en una dosis semestral.

El inyectable es de larga duración y podría llegar a las personas, que ven este medicamento como indispensable para preservar su vida, de forma libre (sin prescripción) y a un precio asequible.

Con este medicamento que llegará en un par de años, muchos se librarían de la ‘fatiga de la píldora’, pues varias personas se cansan de esta rutina terminar por dejarlos de lado.