Según el Daily Mail, los especialistas descubrieron que las pruebas anales son más efectivas a la hora de identificar la presencia de coronavirus en el cuerpo y hay mayor exactitud en los resultados.

¿Cómo se hace la prueba de COVID-19 por el ano?

Según indicó el informativo, el médico inserta de 3 a 5 centímetros de hisopo por el ano, que tendrá un grosor de entre 1,2 a 2 pulgadas; cuando el objeto ya está en la cavidad rectal, se deberá girar varias veces y se retirará para introducirlo en un recipiente seguro.

La duración aproximada de la prueba es de 10 segundos pero, como ocurre en la actualidad, todo dependerá de la agilidad de quien la realice y del paciente.

Beijing ahora hace pruebas anales para detectar COVID-19

Como documentó el informativo, la capital china optó por usar este método, que parece ser más eficaz, desde que un niño de 9 años dio positivo y puso en alerta a las autoridades sanitarias; a partir del 17 de enero alrededor de 3 millones de residentes se han hecho hecho el ‘test’.

Li Tongzeng, del hospital You’an (Beijing), aseguró al portal que el coronavirus permanece más tiempo en el recto y los desechos fecales, mientras que en la nariz y garganta desaparece con mayor facilidad.

¿Qué otras pruebas de COVID-19 están haciendo en China?

Alrededor de mil personas se han realizado pruebas de de hisopos anales y nasales, pero estos no han sido los únicos métodos, pues han usado otros métodos que incluyen ácido nucleico. Allí también están utilizando a un robot para hacer pruebas.