De acuerdo con CNN, esta enfermedad, falta de oxígeno en los tejidos del cuerpo, puede provocar una neumonía severa a pesar de que las personas no presenten síntomas.

Este mal tiene en problemas a los médicos de todo el mundo porque los pacientes con hipoxia  (la normal) deberían estar en estado grave, pero los que tienen la silenciosa no sufren para respirar y hasta realizan actividades de una persona sana como estar con su celular para hablar con familiares y amigos, hablar con enfermeras, leer o ver películas, señala esa cadena.

Muchos han llamado a estos pacientes “hipóxicos felices”, pero según el mismo medio este término está muy lejos de la realidad debido a que la recuperación es lenta y en algunos casos puede tener un final fatal.

El doctor Richard Levitan, que pasó 2 semanas como voluntario en un hospital de Nueva York, la ciudad más afectada en el mundo por el coronavirus, le explicó a CNN que las personas con este cuadro llegan a los centros médicos con peor estado de salud del que creen.

Levitan agregó que la mayoría de pacientes experimentan algunos síntomas del COVID-19 entre 2 y 7 días antes de ser internados por la hipoxia y que, además, observó a personas ingresar a emergencias con niveles de oxígeno en la sangre muy bajos, hasta del 50 %, lo que debería haber causado que estuvieran incoherentes, incluso inconscientes, detalla la cadena estadounidense.

Según CNN, los niveles normales de oxígeno en la sangre están entre 95 % y 100 %, y cualquier nivel por debajo del 90 % se considera anormal.

Sin embargo, de esto solo se percataban con las tomografías de los pulmones, pues los pacientes, con una neumonía severa, no se quejaban de dolores ni de dificultar para respirar, indica la misma cadena.

“Sus rayos X se veían horribles, su oxígeno era terrible y, sin embargo, están completamente despiertos, alertas en un teléfono celular, y todos dijeron que habían estado algo enfermos durante días. Y entonces solo recientemente notaron falta de aliento o fatiga o algo más. Eso es lo que es tan fascinante de esta enfermedad, y también tan terrible”, expresó Levitan a CNN.

Médicos, como Richard Levitan, creen que las muertes o casos graves por la hipoxia silenciosa se debe a que las personas se enfocan en atacar los síntomas como la fiebre y la diarrea, pero que el cuerpo empieza a luchar contra la falta de oxígeno y, sin darse cuenta, aceleran su respiración para compensar esa falta, publica ese medio.

Mientras los pacientes se enfocan en los síntomas leves, pero que notan, el cuerpo se adecua a la falta de oxígeno y cuando van a un centro médico, los pulmones ya se encuentran deteriorados y otros órganos, como el cerebro, riñones y corazón, también se han visto afectados, lo que explica la muerte repentina de muchas personas sanas que contrajeron el coronavirus, finaliza CNN.