Como indicó el especialista a CNN, a este patrón de comportamiento en enfermedades virales se le conoce como inmunidad cruzada y, en este caso, un resfriado simple (de invierno) puede ser producido por un virus similar al SARS-CoV-2.

Cuando el cuerpo enfrenta dicha complicación crea anticuerpos para eliminar la amenaza y, al tener una estructura similar al COVID-19, el organismo ya tendrá las formas de reducir la amenaza.

Corell agregó al informativo que algunas personas que tuvieron un resfriado simple son menos propensas a contraer coronavirus o, al menos, tienen su cuerpo preparado para atacar a su oponente, pues ya conoce sus puntos débiles.

El mismo medio agregó hace algunos días que el uso adecuado del tapabocas podría hacer que una persona desarrolle inmunidad, algo que se conoce como variolización.