“Ha habido algunas conjeturas de que escarbar la ropa de cama, los muebles tapizados o pisos blandos (como las alfombras) es similar a cavar un hoyo”, explicó a The Dodo Elizabeth Stelow, jefa de servicios de comportamiento animal en la Universidad de California.

Stelow añadió que, por instinto, los perros “cavan agujeros para protegerse del calor y del frío extremos”, así como de otros depredadores. Debido a esto, según ella, cuando un can rasca la superficie donde va a dormir es porque tal vez está ‘programado’ para transformar su cama y, así, sentirse seguro.

En la entrevista con el medio, la experta también explicó por qué los perros rascan otras superficies más duras, como el piso: según ella, los canes (igual que los lobos) tienen unas glándulas en las patas con las que expulsan feromonas, así que la fricción con el piso les permite dejar su olor y marcar territorio.

Una tercera explicación de esta conducta de los perros es que tal vez quieren investigar algo que llama su atención, como un olor que les gusta, o la presencia de otros animales (como los roedores).

Sobre la última razón, la experta advirtió que los dueños de mascotas deben tener especial cuidado si ven que su perro rasca el piso o los muebles compulsivamente porque puede ser una señal de ansiedad, causada por el estrés. En este caso, el animal debe recibir tratamiento.