En un estudio realizado por la Clínica Hirslande, de Suiza, que fue compartido por el Daily Mail, se analizó el pelo de varios perros para ver qué tan dañino es para la salud humana, y en el proceso lo compararon con la vellosidad del rostro de los hombres.

Lo que los investigadores no esperaban era que el conteo microbiano arrojaría que las barbas tienen una mayor cantidad de bacterias y son mucho más peligrosas que las que poseen los canes. Este análisis se realizó en barbudos de 18 a 76 años y en perros de diferentes razas.

Sobre la base de estos hallazgos, los perros pueden considerarse limpios en comparación con los hombres barbudos“, expresó Andreas Gutzeit, de la Clínica Hirslanden.

Ante esto, los expertos aseguraron que podría ser más sano tener un perro en casa a que un hombre se deje crecer la barba.

Cabe recordar que hace algunos meses, un análisis de la Universidad de Michigan encontró que las mujeres que salen con hombres barbudos se comen alrededor de 5 mil pelos al mes.