De acuerdo con el diario local Hawaii News Now, el suceso ocurrió el pasado fin de semana en la playa Kalama de la isla de Oahu, que pertenece al archipiélago de Hawái.

Sheri Gouveia, madre de la niña de 6 años, le dijo a ese mismo medio que estaba grabando como Anela jugaba con las olas, cuando de repente vio que salió despavorida del agua.

En las imágenes, que se comparten profusamente en redes, se alcanza a ver una de las aletas del tiburón que aterrorizó a la menor al acercarse a tan solo unos centímetros.

La madre agregó a Hawaii News Now que su hija le dijo que estaba contenta de tener “ángeles que la mantienen a salvo”.

Tras la viralización del video, Oklahoma’s News contactó a madre e hija para una entrevista. “Mi alma salió de mi cuerpo. Vi al tiburón, así que realmente quería correr fuera del agua. Estaba muy asustado”, dijo Anela Rezentes.

La madre, por su parte, contó a ese canal que la niña salió histérica del agua. Cuando ella le contó, no podía creer que había un tiburón tan cerca y que aunque fue a buscarlo, nunca lo vio. Sin embargo, sí alertó a las otras personas que estaban dentro del mar.

Expertos consultados dicen que, según el video, parecía que era un tiburón punta negra, especie que se alimenta de peces y habitualmente busca comida en poca profundidad. Lo más probable es que el escualo estaba persiguiendo peces cuando se topó con la pequeña, detalla Oklahoma’s News.

“Nunca antes había sucedido algo como esto. Venimos aquí casi todos los fines de semana. Supongo que realmente hay ángeles cuidando a mi ángel”, finalizó Sheri Gouveia.