De acuerdo con el medio local Win News, a la mujer no le importó poner en riesgo su vida y combatió a una pitón diamantina (‘Morelia spilota’).

Según contó a ese canal, escuchó los llantos de su cachorro de 2 meses, llamado Jasper, que estaba en el patio de su casa. Se apresuró a ver qué le pasaba y se dio cuenta que acaba de ser mordido por la serpiente, que lo había envuelto con su largo cuerpo.

El ‘arma’ que encontró van Schouwen para defender a su mascota y enfrentar a la pitón fue un rollo de papel navideño, pero los golpes con un material tan blando no causaron ningún efecto sobre el reptil.

Entonces, la osada australiana tomó a la pitón por la cola y empezó a darle vueltas para que soltara al perro y una vez logró salvarlo, ingresó rápidamente a la casa y le curó las heridas.

Afortunadamente, detalla Win News, Jasper está bien tras el ataque y solo presenta una herida en su oreja y un pulmón magullado.

“Entré en pánico. Por un segundo me quedé paralizada y luego comencé a gritar al ver que la serpiente había enrollado al perro”, comentó Michelle van Schouwen al medio australiano.