Estoy esperando mi comida hace rato, me lleva el pincho que me lo entregues roto. Yo no voy a recibir esta mierda rota”, así comienza el video viral donde un peruano, identificado como Guillermo Miranda y que vive en Miraflores (una zona pudiente de Lima), insulta a un rapartidor de Rappi venezolano por la entrega de un pedido.

Las imágenes fueron grabadas por el propio venezolano, Junior Ramírez, de 23 años, para evitar que la situación se tornara en una agresión física.

Según el relato de Ramírez al informativo Buenos Días Perú, la bolsa biodegradable en la que llevaba el pedido se rompió por la humedad y el calor de la comida. Sin embargo, aseguró que ningún producto se regó y estaba intacto más allá de la bolsa.

A pesar de la explicación del ‘rappitendero‘ al peruano, este perdió los estribos y lanzó todo tipo de insultos y hasta amenazó con pegarle.

¿Por qué eres tan idiota para transportar las ‘huevadas’? ¿Qué me estás explicando? Eres un pobre imbécil, un idiota. ¿Cómo vas a romper las ‘huevadas’? Preocúpate por traer bien las cosas, debería traer una bolsa plástica”, se le escucha decir al xenófobo.

Luego, cuando el venezolano le explicaba que no era su culpa, sino de la tienda, fue que más insultos le dijo.

“¿Qué tienda pedazo de imbécil? Tú eres huevón, qué chuchas te pasa, concha de tu madre. Estoy harto de ustedes, tengo ganas de pegarte, hijo de puta. Estoy que me cago de hambre y me cagaste el almuerzo”, grita Miranda y agrega:

“¿Entiendes? Habla pues, imbécil. ¿Tienes algún problema, reconcha de tu madre? ¿Quieres que te mande de un combo (puñetazo) a tu puto país, hijo de puta? Respóndeme, concha de tu madre, estoy molesto. Respóndeme, hijo de puta, dime algo”.

Junior Ramírez le dijo a Buenos Días Perú que sacó su celular para no irse a las manos con el señor, pero que estuvo a punto de hacerlo por los insultos que recibía.

“El señor empieza a insultarme y se me encima. Dije que no me iba a caerme a golpes con el señor y saco mi celular para grabar. Yo pensé que el señor iba a calmarse, iba a bajar el tono, pero no, el señor siguió”, relató el repartidor.

“Fueron muy pocos, muy pocos los motivos para no haberle caído a golpes a ese señor”, agregó Ramírez.

Tras la viralización del video, la justicia sancionó a  Guillermo Miranda con una multa de 4.300 soles y podría enfrentar cargos ante la justicia.

La Municipalidad del distrito limeño de Miraflores “procedió a sancionar con 4.300 soles (más de 4 millones de pesos) al sujeto que agredió al repartidor de delivery. La procuraduría Municipal pondrá en conocimiento de los hechos a la Fiscalía”, lo que puede conducir a sanciones penales, anunció su alcalde Luis Molina en Twitter.

El video se viralizó en las redes sociales, desatando una ola de indignación en Perú, país que ha acogido a más de 800.000 migrantes venezolanos que huyeron de la crisis en su país desde el año 2016.

Este miércoles una docena de repartidores de comida de diferentes empresas se congregaron afuera del edificio de Miranda, donde fue desplegada asimismo una custodia policial preventiva.

Ya calmado, el iracundo cliente publicó un video en las redes sociales pidiendo disculpas por su acción, que pueden conducir al primer juicio por xenofobia en el país.

“Quiero pedirte disculpas de corazón a ti, Junior Ramírez, por haberte hecho sentir tan mal, no hay razón que pueda justificar mi actitud”, dice Miranda.

Sin embargo, el repartidor no aceptó estas explicaciones y acudió este miércoles a la comisaría de Miraflores, acompañado de una abogada de la embajada de Venezuela, para formalizar una denuncia contra el cliente.

“La denuncia ya está ahí”, indicó Ramírez a la radio RPP.  “Lo que yo quiero es que otras personas que sean xenofóbicas o simplemente les guste humillar al prójimo, se recaten un poquito y sepan el peso de la ley que les puede caer por hacer eso”, añadió el venezolano.

Aparte de la ley peruana que castiga la xenofobia, el distrito de Miraflores tiene una ordenanza municipal que prohíbe todo acto de discriminación.

A continuación, el video en el que Miranda ofrece disculpas al repartidor venezolano por sus insultos y palabras xenófobas.