De acuerdo con varios medios locales, citados por Daily Mail, el tierno suceso ocurrió en Chiang Mai, la ciudad más grande y el principal centro cultural del norte de Tailandia.

La foto viral fue publicada por un monje llamado Weerawat Phrommuang, quien explicó que el pequeño elefante aprovechó la oscuridad de la noche para hacer de las suyas en un campo de caña de azúcar y alimentarse, explica el mismo medio.

Cuando llegaron los cuidadores del cultivo, relató Phrommuang, el animal, en su ingenuidad, no vio otra opción que “esconderse” detrás de un poste de luz.

Los hombres detallaron que el elefante bebé se quedó completamente quieto cuando iluminaron hacia donde estaba, con la esperanza de que no lo vieran.

Se estima que en Tailandia viven en estado salvaje unos 2.000 elefantes, mientras que un número similar está cautiverio, indica el rotativo británico y agrega que los salvajes deambulan por la jungla profunda y en los parques nacionales protegidos del país.

Sin embargo, también hay momentos en los que entran en áreas de cultivos para recolectar alimentos. Los elefantes son un animal protegido en el país asiático y matarlos conlleva una pena máxima de prisión de hasta 3 años y una multa de 1.000 bahts, unos 120.000 pesos colombianos, finaliza ese diario.