En las imágenes, compartidas profusamente en redes sociales, se ve que un joven, llamado Jake, empezó a tener problemas para respirar porque se atragantó con lo que comía. En un inicio, uno de sus amigos intentó ayudarlo con unas palmadas en la espalda, pero no lo logró.

Uno de los meseros del restaurante Bangor Tandoori, identificado como Sheakh Rifat, de 24 años, se dio cuenta de que uno de los comensales se estaba ahogando y prácticamente le salvó la vida asacar al cliente de la mesa para aplicarle la maniobra de Heimlich, procedimiento que saca el aire de los pulmones de la persona y le provoca tos. La fuerza de la tos podría entonces sacar el objeto de sus vías respiratorias.

Rifat, citado por Yahoo News, vio que el comensal la estaba pasando mal porque “su rostro se puso rojo, lagrimeaba y le costaba respirar”, pero gracias a su oportuna reacción y luego de varias compresiones abdominales, “salió un trozo de pollo y comenzó a respirar de nuevo”.

El mesero relató al mismo medio que sabía de esta técnica porque cuando él era niño su padre lo salvó de una asfixia.

Al final del video viral se ve que una vez Jake estaba fuera de peligro, le agradeció a Sheakh y las demás personas dentro del restaurante le ovacionaron por su actuación.

“Me abrazó y hablamos cuando se iba. Se tomó una foto conmigo y me ofreció una buena propina. Al principio la rechacé porque soy musulmán, y en nuestra religión, si estás ayudando a alguien tienes que hacerlo desinteresadamente. Honestamente, es una gran sensación. Nunca soñé en mi vida que estaría en las noticias”, expresó el camarero, citado por Yahoo News.