De acuerdo con el diario La República, el dueño de Nana se llamaba Abdul Aziz Ismail y era profesor. Según su hija, que contó la historia en Facebook, tenían una linda conexión.

“Empezó a venir al cementerio desde el primer día que mi padre murió, cada mañana después del desayuno. Cuando nuestra familia va a la tumba de mi padre para rezar, Nana se une a nosotros”, contó Norhazlyn Mohd Nozi, hija del docente fallecido.

La gata, dijo la mujer, estuvo muy triste durante los primeros 3 meses del fallecimiento del hombre. Incluso, dejó de comer y estaba enfermándose.

Sin embargo, con el tiempo y con sus constantes visitas a la tumba, retomó ánimao y se volvió a alimentar.

A continuación, el video viral de la gata que visita todos los días la tumba de su amo: