Dos tigres que ella ha cuidado desde que eran cachorros la atacaron después de que Patty entrara a su jaula; para ese momento había varios observadores, ya que la mujer había convocado a posibles donantes de dinero para su reserva, informó ABC News.

En entrevista con ese medio, Michael Bradbury, abogado de Perry, contó cómo se registró el hecho:

“[Los animales] comenzaron a jugar con ella y uno de los tigres envolvió sus piernas con ambas patas. Ella cayó al suelo, el otro tigre saltó sobre Patty y comenzó a tirar de ella”.

De acuerdo con KTLA, el hecho se registró el domingo pasado hacia la una de la tarde, y testigos llamaron de inmediato a la línea de emergencias.

A pesar de lo sucedido, Perry defendió a sus tigres: ella, a través de su abogado, manifestó que solo fue “un juego rudo” por parte de los felinos y que estaba segura de que ellos no la atacaron, recogió el medio.

ABC News señaló que, tan pronto se recupere, la mujer regresará a trabajar en la reserva, donde hay al menos 50 animales, entre tigres, cebras, aves rapaces y leopardos.