En las imágenes se ve cómo el tiburón de arrecife de punta negra ataca de frente a un pequeño tiburón toro y se lo lleva en las mandíbulas.

Los empleados del acuario afirmaron al medio local RTBF que ambos peces depredadores convivieron durante varios años en el mismo acuario y no se presentaron ataques.

Sin embargo, los trabajadores especularon que el instinto salvaje del animal fue determinante a la hora de la embestida.

“Siguen siendo depredadores. Como precaución, un segundo tiburón toro fue trasladado a otro acuario”, afirmó un cuidador del zoológico al mismo medio.

De acuerdo el profesor australiano Mark Meekan, las agresiones y el canibalismo entre tiburones se viene presentando hace milenios, pues se han encontrado heces de tiburón fosilizadas, que demuestran estar compuestas por carne de otro tiburón, indicó el diario The Sun. 

El video se volvió viral y ya tiene más de 10 mil reproducciones en la red social: