Según el mismo Mohammed, que habló con la agencia de noticias Anadolu, tuvo que salir corriendo con su familia de la ciudad donde vivían, Idlib, y llegó a la frontera con Turquía para refugiarse de la guerra.

Precisamente el conflicto en el noroeste de Siria ha llegado “a un nivel horrible” y provocado la huida de 900.000 personas desde el comienzo de la ofensiva del régimen en diciembre, denunció este lunes la ONU.

“Creemos que 900.000 personas han sido desplazadas desde el primero de diciembre, en su mayoría mujeres y niños”, dijo en un comunicado el secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock.

La cifra representa un aumento de 100.000 desplazados respecto a la anterior divulgada el jueves.  

Están traumatizados y obligados a dormir fuera con temperaturas gélidas porque los campos (de refugiados) están llenos. Las madres queman plásticos para calentar a los niños. Bebés y niños pequeños mueren de frío“, se indignó Lowcock. 

Por ello, Mohammed decidió como en la película ‘La vida es bella’, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni, hacerle creer a su hija de 4 años que la guerra, los bombardeos y los sonidos de avión son un juego.

Un video de esta situación se viralizó en redes sociales, donde se lo ve al sirio jugando y riendo con la niña ante el impacto de una bomba.

Los niños están teniendo crisis psicológicas por los bombardeos. Intento que los vean como motivo de felicidad y no de miedo“, expresó el hombre a Anadolu.

Este es el video: