El primero de abril de 2018, el oficial denunció que la mujer lo violó en su casa, durante un periodo de licencia profesional, y posteriormente ella tuvo un bebé en octubre de 2017, informó el Denver Post.

Luego de una investigación, las autoridades descubrieron que todo era mentira: la licencia a la que Sheppard se refirió en realidad se registró en noviembre de 2016, y la relación sexual (consensuada) que tuvo con la mujer que denunció ocurrió en enero de 2017, agregó el periódico local.

Mary Dulacki, subdirectora de Seguridad de la policía de Denver, aseguró a ese medio que Sheppard acusó a la mujer de violación “aparentemente para evitar o limitar sus obligaciones financieras” con ella, a raíz del bebé que tuvieron.

Según el mismo diario, los correos y los mensajes de texto que el oficial y la mujer se escribieron después de la relación sexual fueron claves para descubrir la mentira del uniformado.

El Denver Post también señaló que Sheppard acaba de ser despedido de su trabajo, de ahí que hasta ahora se conozca esta historia que empezó hace más de un año.