Según la mujer, citada por la cadena NBC 5, el pez era similar a una trucha. Es tan raro este pez, que ella decidió tomarle algunas fotos y luego devolverlo al lago.

Después de compartir las fotos con una compañera de trabajo, la segunda las publicó en su cuenta de Facebook y se hicieron virales. Gente de todo el mundo compartió mensajes que especulaban sobre la razón para tener dos bocas.

Las especulaciones van desde una posible lesión con un anzuelo cuando el pez era pequeño hasta que se trataría una de las crías del monstruo de ese lago, una vieja leyenda lugareña, pero lo cierto es que no hay una opinión científica al respecto.

Algunos de los comentarios también se han referido a la contaminación del lago, a donde se vierten aguas grises de Canadá y del estado vecino de Vermont (EE. UU.).