El perro deambuló por la zona durante 3 semanas, hasta que finalmente unos vecinos se comunicaron con Janine Guido, directora de Speranza Animal Rescue, un refugio animal, informó La Stampa.

En Facebook, Guido contó que cuando fue a recoger al can, llamado Cupido, se dio cuenta de que él no paraba de raspar la puerta de la casa en la que vivió durante muchos años, pues tenía la esperanza de que le abrieran.

La mujer agregó que Cupido estaba muy asustado cuando ella llegó, por lo que tuvo que hacer varios intentos para acercarse a él y ganarse su confianza.

En este momento, de acuerdo con una publicación de Speranza Animal Rescue, Cupido se está adaptando para que pueda irse con una familia amorosa.

A continuación, algunas fotos del perro: