El subcomisario Juan José Martiní aseguró a Qué Pasa Salta que la perra, llamada Sheila, se apareció “al rato” del arresto y “ya nunca se fue” de la comisaría.

Martiní también contó que, gracias a su fidelidad y al amor por su dueño, Sheila se ganó rápidamente “el cariño de todos” los oficiales, tanto así, que hoy en día “forma parte de la familia de la dependencia”.

Según su relato al mismo medio, en la comisaría “todos la atienden, la cuidan y le dan de comer”. De hecho, el uniformado recordó que, “hace un tiempo”, sus compañeros la llevaron de urgencias a una veterinaria, luego de que un agresivo perro la atacara y la lastimara “bastante”.

El uniformado indicó a ese portal que la perra “estuvo 15 días internada, y los gastos se cubrieron desde la comisaría”.

Actualmente, Sheila tiene permitido visitar a su dueño y hasta dormir en la comisaría. Por esta razón, Martiní confesó que cuando su amo quede en libertad y ella se vaya, todos extrañarán su compañía.

A continuación puedes ver una foto de Sheila: