El video evidencia que el pequeño se encuentra dentro de un auto pequeño que está esperando a que el semáforo cambie a rojo. Cuando esto pasa, el piloto de ese carro acelera, una puerta se abre y el niño cae.

Precisamente, al lado derecho estaba un bus esperando el verde y el menor quedo justo al lado de sus grandes ruedas y por poco lo aplasta. Aunque afortunadamente, por centímetros, no ocurrió una tragedia.

En medio del miedo y del desespero a que le pasara algo al niño, una mujer se lanza del auto con el fin de protegerlo, poniendo en riesgo también su vida.

Por suerte, el conductor del carro que estaba atrás, el que logró capturar el momento, se percató del incidente y decidió no acelerar bruscamente, por lo que pudo frenar para que la mujer alzara al pequeño.

Este es el video del suceso que casi termina en tragedia: