Para ese momento, el Dinamo-Auto solo sabía que Enzo jugó, en 2009, en la división juvenil del Willem II, un club holandés de primera división, y que después pasó por otros 3 equipos de su país, pero estos clubes eran aficionados, informó Vice.

El falso futbolista duró poco tiempo en el Dinamo-Auto y que, de hecho, “nunca hizo su debut” en el equipo, indicó el portal y añadió que, cuando dejó ese club, Enzo regresó a su país, donde fue fichado por el Cape Town City FC, “un club legítimo” con base en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

El mismo medio señaló que, después de un mes, el holandés dejó el equipo sudafricano (sin haber jugado un solo partido) y viajó a Chile para competir con el Audax Club Sportivo Italiano, de donde también se fue, meses después, sin hacer su debut.

Sorpresivamente, el pasado 5 de noviembre, otro equipo lo presentó oficialmente como uno de sus jugadores: según Vice, se trató del Viborg FF, un club de primera división de Dinamarca.

Un periodista del portal citado le siguió el rastro a Enzo y, a lo largo de este año, se dio cuenta de que había varios vacíos en la carrera de ese jugador. Por ejemplo, nadie sabía quién lo representaba y no se entendía por qué seguía siendo contratado a pesar de que no había jugado un solo partido en ninguno de los equipos que lo ficharon.

De acuerdo con el medio, fue por esa época que se empezó a descubrir la farsa del holandés. Primero, se conoció que el estafador había mentido sobre haber jugado en los clubes Næstved y Randers; luego, se supo que fingió ser futbolista del FC Copenhague “para seducir a una mujer antes de robarle dinero y joyas”, y, finalmente, se reveló que Enzo había falsificado correos y documentos para jugar en el Viborg FF.

El pasado 27 de noviembre, el falso jugador fue arrestado en Dinamarca y 6 días después fue acusado de fraude, por lo que en este momento permanece privado de su libertad, concluyó Vice.

A continuación puede ver algunas fotos de Enzo:

View this post on Instagram

🥶

A post shared by Bernio Verhagen (@berniov28) on