El menor salió de su casa y recorrió 292 metros de distancia, con la esperanza de hallar a alguien que lo ayudara, informó Daily Mail y añadió que para ese momento la mamá de Stefan había salido por unos minutos “a hacer un recado”.

De acuerdo con el diario británico, dos mujeres se dieron cuenta de lo que ocurría y recogieron al menor; en seguida, lo llevaron a la casa de una de ellas (aprovechando que vivía cerca del lugar) y llamaron a las autoridades.

El mismo rotativo indicó que cuando los policías hablaron con el niño, él les dijo que “papá estaba mal” y por eso salió a buscar ayuda.

El padre de Stefan le contó al medio que tiene epilepsia y por eso suele sufrir convulsiones, las cuales pueden ser “potencialmente mortales” si le ocurren cuando está solo. El hombre agregó que se sentía “muy orgulloso” de lo valiente que fue su hijo.

Los padres de Stephan manifestaron a Daily Mail que se sentían muy agradecidos con las mujeres que ayudaron al pequeño.