Y es que la mujer, que contó su anécdota en Facebook, ni siquiera dejaba que otras personas se acercaran a su planta para regarle agua, pues temía que la perjudicaran.

Caeli agregó que después de 2 años decidió cambiar el recipiente de plástico en el que originalmente venía su mata. Según ella, había encontrado “el jarrón más lindo” para la planta y por eso quiso cambiarla de lugar.

La estadounidense señaló que fue así como se dio cuenta de que su planta no era de verdad, sino de plástico.

“¡Puse tanto amor en esta planta! Lavé sus hojas e intenté con todas mis fuerzas que tuviera el mejor aspecto, ¡pero es completamente de plástico! ¿Cómo no supe esto?”, manifestó Caeli en la publicación, que desató miles de carcajadas entre los internautas.

“¡Siento que estos 2 últimos años han sido una mentira!”, concluyó la mujer.

A continuación, la publicación de Caeli: