El anillo fue uno de lo primeros regalos que le dio Shawn, un hombre que terminó siendo su esposo y con el que duró 40 años (hasta que él falleció), informó Bangor Daily News.

De acuerdo con ese periódico, Debra intentó regresar por la joya, pero para ese momento ya era muy tarde, pues había desaparecido.

La sortija estuvo extraviada hasta hace poco, cuando un obrero la halló enterrada a unos 20 centímetros de profundidad de un bosque, en Kaarina, Finlandia, indicó el mismo medio.

Ese hombre encontró el anillo usando un detector de metales y reportó el hallazgo a sus superiores, quienes empezaron a buscar al dueño, señaló el Bangor Daily News.

El diario añadió que la joya fue identificada fácilmente por la asociación de antiguos alumnos de la escuela donde estudiaba Debra, pues la sortija tenía grabadas “la fecha de graduación de 1973 y las iniciales S. M.”.

“Es muy conmovedor que en este mundo de negatividad haya personas decentes que den un paso adelante y hagan un esfuerzo”, comentó Debra al medio y agregó que desconoce cómo fue que el anillo resultó en otro país.