En entrevista con BBC, la mujer aseguró que desconoce cómo fue que la moneda terminó en su garganta, y contó lo que vivió justo antes de perder su voz:

“Me desperté con un fuerte dolor de garganta y con un gran resfriado. Uno o dos días más tarde tuve bronquitis. La primera semana, la irritación (de la garganta) era muy intensa por la fiebre, pero cuando me bajó la temperatura, la infección en el pecho desapareció y empecé a sentirme mejor y ‘normal'”.

La británica añadió a la cadena de noticias que “después de unas seis semanas”, su voz “no regresó”: no podía hablar y ni siquiera se escuchaba cuando reía o tosía.

Preocupada, Marie visitó varios médicos para saber la causa de lo que le ocurría, pero lo único que consiguió fue un mal diagnóstico de laringitis y luego, de mutismo histérico, es decir, los doctores creyeron que ella se negaba a hablar, indicó el medio.

La mujer manifestó a BBC que perder la voz fue “frustrante” para ella porque no podía hacer ninguna llamada (por ejemplo, para pedir una cita médica) y en el colegio no podía seguir el ritmo de una conversación cuando estaba con sus amigos.

Además, según su relato a la misma cadena, una monja de su escuela la empezó a llamar “la mujer del diablo”, pues creía que Dios la había castigado dejándola sin voz.

Marie agregó a ese medio que a los 14 años intentó suicidarse debido a que se sentía aislada; sin embargo, en cierto punto aceptó que no recuperaría su voz y comenzó a tener una vida normal.

Fue a la edad de 25 años que la mujer recobró su voz: estaba en la oficina y, de repente, comenzó a toser y a expulsar “sangre de la boca”, por lo que fue trasladada a un hospital; allí, los médicos le extrajeron una moneda de 3 peniques, relató Marie a BBC.

Desconcertada por lo ocurrido, la mujer les preguntó a los doctores por qué no descubrieron la moneda antes, y estos le respondieron que no “habrían podido verla en una radiografía por cómo estaba ubicada en su garganta”, indicó el mismo medio.

Cabe mencionar que si bien la historia de Marie se remonta a la década de los 70, hasta ahora se viralizó gracias a la publicación de BBC.