La familia de Bibi dijo al diario local The Express Tribune que no solo la declararon muerta, sino que además emitieron un certificado de defunción, sin detallar cuales fueron las causas para declarar fallecida a la mujer.

“Su cuerpo llevaba ya 20 minutos en la morgue y habíamos empezado a lavarlo”, contó Shabana, hija de la mujer, al mismo medio.

Shabana añadió al rotativo pakistaní que fue una mujer que presenciaba el lavado del cuerpo la que se dio cuenta de que las extremidades de Rasheeda Bibi se estaban moviendo.

“Nos lanzamos a comprobarle el pulso y vimos que respiraba”, expresó la joven a The Express Tribune.

La mujer fue devuelta al hospital Abbasi Shaheed, donde está siendo tratada y los médicos averiguan exactamente qué pasó con esa paciente, indica ese rotativo.

Por último, el Tribune recuerda que en 2015 ocurrió exactamente el mismo caso también en la ciudad de Karachi, pero esta vez la protagonista fue una mujer que estaba embarazada, la cual estaba siendo preparada para el entierro.